MERCADO LOCAL: TIENE SENTIDO APOSTAR AL PESO

por Gabriel Holand

¿INVERTIR EN PESOS?

Cuando parece que todos miran que pasa con el dólar blue, al inversor global le conviene, me parece, prestar atención también a la forma de acomodar sus fichas para los próximos meses.
Y ello sin espantarse por los ruidos de la City ni, tampoco, ilusionarse con algunas expresiones de deseos que se escuchan en el mercado a las cuales les falta, a juicio de quien escribe, bastante consistencia.
Durante las últimas semanas puede percibirse un discurso común entre algunos jugadores del mercado y ciertos estamentos de la política oficial que coinciden en pronosticar , directa o veladamente, la mejora de la situación financiera local a corto plazo.
Y ello porque los buitres se volverán algo herbívoros tanto como el juez el juez Griessa más permeable y, por tanto, podrían – siempre lo expresan en condicional– ingresar fondos del exterior provistos por alguno de los grandes financistas del mercado global.
Y resulta curioso que quienes dicen estar recíprocamente en las antípodas- parte de la política y los mercados- tengan en este punto un discurso que, en el fondo, muestra intereses coincidentes.
Por tanto, estimado inversor, mejor poner atención a dicha supuesta convergencia.
Porque semejante comunión virtuosa y expectativas declamadas, más allá de las intenciones, en los hechos ayuda a sostener el precio de la deuda soberana y corporativa en muy buenos precios. Y el evitar que se derrumben las cotizaciones favorecería tanto los balances de los bancos privados como así también de los tenedores oficiales como, por ejemplo el ANSES.
Es decir que los valores se sostienen por la expectativa que generan algunos operadores que, antes que confiar en mejoras de la economía real, apuestan a un arreglo del conflicto judicial.
En ese sentido, y en relación a la negociación con los buitres malos-ex Soros-, ahora se dice llegaran a buen fin en los próximos meses lo cual, sin duda también alienta a los tenedores de bonos argentinos.
Sin embargo conviene recordar que durante el mes de junio muchos apostaron también a un acuerdo “inminente”. Incluso los firmantes por nuestro país fueron, birome en mano, en un vuelo especial para estampar la firma que luego, se sabe, quedó en la nada.
Parece que todo fue porque en ese momento apareció “Rufo”, ogro que fenecería en menos de 40 días. Vendrá algún otro fantasma luego a enturbiar las futuras negociaciones e impedir un cierre del conflicto? .Ojalá que no.
Pero vale recordar , en ese sentido, que los Holdouts reclamaron, con fallo a favor, unos1.600 millones de dólares, 50% de los cuales corresponde a intereses punitorios.
Pero es de esperar que , mientras los acreedores ofrecieron ya una quita del 20% sobre dicho monto, Argentina exigirá un mayor porcentaje de descuento.
Para decirlo en otras palabras en toda negociación existen dos partes y el camino para los acuerdos es trabajoso de recorrer así que, por las dudas conviene mirar todo el tablero antes de mover las piezas.
Es decir que , bien se puede, destinar una parte del portafolio a apostar a la potencial foto de las sonrisas, si todo se arreglara finalmente, como veremos más adelante en esta columna.

UNA BUENA NOTICIA

Muchos pensamos que la inflación se basa en tres pilares básicos: el gasto público sin contrapartida de crecimiento-por lo tanto excesivo y financiado via impuesto inflacionario-,los ajustes de salarios por encima del crecimiento económico- que lejos de re distribuir riqueza dan la ilusión de mayor poder adquisitivos a corto plazo- y la gula depredadora de algunas grandes empresas formadoras de precios.
Y, para atender esa demanda de erogaciones oficiales mencionadas en el párrafo anterior, desde hace tiempo el BCRA proveyó de fondos al tesoro nacional adelantándole partidas que se devolverán….. Algún día.
La novedad es que en las últimas semanas el gobierno decidió, en vez de pedir tantos fondos al tesoro, salir con mayor fuerza al mercado para captar dinero proveniente de ahorros privados. Y para ello emitió además de deuda en pesos, títulos soberanos atados a la evolución del dólar oficial, los llamados “dólar link”.
Y ello fue una demostración oficial de confianza en poder sostener el precio oficial de la divisa sin grandes sobresaltos o bien el intento de zafar ahora y que se arregle el próximo gobierno.
Pero, más allá de lo anterior, cierto es que hoy pueden verse en el mercado algunas alternativas atractivas, siempre recordando que hablamos de nuestro eternamente oscilante mercado local.
Por ejemplo el mencionado bono dólar linked del estado nacional, vencen en 2016/ 2017, que se ajusta por la evolución del dólar oficial y paga una tasa cercana al 1,7%.
¿Quiénes apuestan a ese activo de inversión? Aquellos que piensan en una próxima convergencia de precios entre el dólar oficial y el blue en la cual el valor del primero, dicen, se acercará al segundo. Por tanto conviene comprar el bono dólar linked, hoy que el tipo de cambio oficial está casi clavado en $8,50 con inflación anual mayor al 35%, y esperar una aceleración de la devaluación para más adelante.
Otros, por el contrario, opinan que el oficial ajustará poco. Entonces elijen jugar al PAR 38 ley argentina que paga CER más 9,26% o al PR 13,más corto y con igual rendimiento.
¿Cuál es la razón para invertir en estos bonos tan ilíquidos? Quienes la siguen creen que la sumatoria de tasa más ajuste por inflación podrían emparejar el desfasaje entre la inflación oficial y la de bolsillo.
Por cierto, otros jugadores más conservadores dicen “del dólar nadie me mueve” y se quedan con el Bonar 24- AY24, cuyo rendimiento futuro se parece al de los bonos en pesos pero se expresan en moneda dura.
En cuanto a las acciones, siguen YPF, TENARIS y Telecom entre las preferidas de quien escribe. Y por razones que los lectores de esta columna ya conocen.
Claro que quienes quieran hacer vibrar un poco sus arterias coronarias, también pueden mirar bonos de la provincia del Chaco vto. 2015 con una Tir superior al 30%.O también acciones de los bancos locales que suben y bajan cual montaña rusa. Pero si apuesta por alguna de estas últimas fichas mejor coma con poca sal. Por la hipertensión, digo.

Publicado en Diario BAE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s