BOLSAS SUBEN CON NUBARRONES

La noticia que más preocupa a los inversores globales en las últimas horas se refiere a cuál puede ser el  impacto en los portafolios debido al próximo retiro de fondos del mercado que anuncia el banco central de EEUU (FED) de aquí a poco…

Porque, dicho de otra manera, su decisión implica restringir la cantidad de dinero gratuito disponible para especular con bonos y acciones.

Sin embargo esa “novedad” se pregona desde el mes de mayo del corriente año entonces, conviene preguntarse, ¿por qué en un entorno de menor disponibilidad de dinero en el principal mercado financiero del mundo igual las bolsas siguen su ritmo alcista como si nada les preocupara?

Más aún. Desde que se conocen las últimas declaraciones de Ben Bernanke los operadores festejan, tal vez un poco apresuradamente, las posibilidades de futuros y jugosos crecimientos en los precios.

Por otro lado y ante la menor liquidez ¿crecerán las tasas de interés en el mercado?

¿Qué hace la FED actualmente?

Desde la crisis del año 2008 la entidad reguladora utiliza variadas herramientas para aumentar el producto bruto y sacar al país de la recesión.

Y una de las estrategias que aplica es mantener bajos los precios de la tasa de interés de corto plazo, a casi el cero por ciento, lo cual sirve de ancla a todos demás tipos privados y públicos en la expectativa que ello incentive la toma de préstamos sobre todo vía tarjetas de créditos, para automotores, etc.

Pero ante el poco éxito de esa alternativa se opta luego por imprimir masivamente dólares, desde hace ya varios años, que la FED usa en la recompra de bonos de distintos tipos en un proceso que se conoce como “cuantitative easing”. De esa forma canjea dinero por títulos a los bancos y logra inyectar efectivo con el objetivo de aumentar el consumo.

Además, y muy importante, establece un sistema de información por el cual la autoridad monetaria informa oficial y públicamente cuáles serán sus próximos pasos en materia monetaria (documento que lleva el nombre de forward guidance) con lo cual los bancos saben que esperar por parte de la autoridad monetaria.

Así las cosas, y desde que se observan signos de recuperación en el país del norte, existen especulaciones acerca de qué momento será el que elija la FED para restringir el dinero circulante mediante la limitación a la recompra de bonos y la elevación de las tasas de interés.

Y tal parece que la primera parte de la ecuación, es decir acotar la recompra de bonos, tiene fecha de inicio para el mes de enero del año 2014  aunque en forma más bien modesta. De esa forma el banco central de EEUU se propone disminuir dichas adquisiciones en USS10mil millones durante el mes de enero, USS20 mil millones en febrero y así hasta llegar a cero y generar la desaparición de la estrategia “quantitative easing”.

Una mano de cal y otra de arena

Si se mira aisladamente la decisión de limitar el cambio de  dólares por títulos de deuda representa una billonaria disminución del dinero que hoy existe en  los bolsillos de  los bancos –y tal vez los consumidores- para gastar o invertir.

Pero por otro lado, en la guía que detalla  sus estrategias futuras, la FED indica que mantiene bajas las tasas de interés por los fondos que presta a los bancos hasta que la tasa de desempleo caiga por debajo del 6,5% mientras hoy se encuentra-según discutidas cifras oficiales-en alrededor del 7%.

Luego se puede ver que la primera medida que se explica resulta monetariamente sana pero la segunda va en sentido exactamente contrario al garantizar la permanencia  de créditos casi sin costo para los bancos.

En resumen existe menos dinero circulante pero este  se mantiene a precios de remate mientras que, ala vez,  la economía da muestras de recupero. Por lo tanto es posible esperar aumentos en las ventas y ganancias de las empresas las que, también, se benefician con bajos costos financieros.

Conclusión: imaginar que al menos a corto plazo sigua el crecimiento del valor de las acciones parece razonable.

Claro que durante el próximo año el despegue de la economía americana puede consolidarse y, por tanto, aumentar la demanda de créditos como los hipotecarios o de inversiones en infraestructura.

Y ello duda empuja al alza las tasas de interés de largo plazo lo cual pone fuerte freno al crecimiento sin límite de las bolsas ya que aumentan los gastos financieros empresarios y para cierto público nuevamente tiene sentido ahorrar en vez de consumir…

Pero para que dicha situación exista  falta  todavía, más que días o meses, por la  posible ocurrencia de eventos inesperados que hoy están fuera del tablero de cualquier analista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s