NUEVA EMISIÓN MONETARIA.BUENA PARA LOS INVERSORES

Ya la Reserva Federal de EEUU anunció que  proveerá liquidez adicional a los mercados, el esperado QE3, a través de la recompra de bonos hipotecarios ya un ritmo de USS40.000 millones mensuales e indicó que lo hará con el objetivo de reducir el desempleo e impulsar el crecimiento de la economía.

Por otro lado el Banco Central Europeo también confirmó días pasados que sostendrá la compra de bonos soberanos de países con problemas financieros pero, aclaró, atado a el cumplimiento de estrictas normas de austeridad de parte de los solicitantes.

Y todo ello en la práctica implicará sacarles a los bancos su cartera mas pesada y darles más dinero para otorgar nuevos créditos.

Pero también se sabe que los particulares, tanto en EEUU como en Europa, son renuentes a endeudarse más de lo que ya están, por lo tanto los nuevos préstamos tendrían seguramente como destinatarios a las grandes empresas que operan globalmente y  tienen grandes mercados en los cuales colocar su producción.

Por lo tanto los efectos de estos  últimos movimientos podrían resumirse en una frase que, aunque poco académica, resultará fácil de entender: bueno para los mercados, para los inversores globales y grandes corporaciones, malo para los gobiernos y peor para los ciudadanos norteamericanos y europeos que deberán solventar las nuevas emisiones monetarias  con mas ajuste de cinturón, mayores déficits fiscales e inflación en ciernes.

Pero en Europa hay quienes desconfían

Sin embargo, aunque existe algarabía entre los mercados y algunos políticos de  los países desarrollados otros, como los alemanes, parecen sonreír para la foto mientras cruzan los dedos por detrás de la escena.

Y la prueba de ello es que ciertas objeciones germanas obligaron en Bruselas, suerte de nueva capital  de las finanzas europeas unificadas, a dejar de lado un proyecto por el cual se crearía un sistema de garantías para cubrir a todos los depósitos bancarios de la zona euro hasta 5 trillones de euros.

Porque parece que  una cosa es alentar a la familia a que supere sus crisis  y otra, muy distinta, arriesgar dinero en ello.

Así que el plan que se conoció informalmente,  malogrado por ahora, propone que ese dinero se utilice para pagar a los depositantes de los bancos de la zona euro que quiebren, además de establecer un único ente supervisor de las entidades financieras de la alianza.

Por cierto que la idea causó poco agrado en algunos sectores políticos de Berlín porque llevaría, por ejemplo, a que  los contribuyentes alemanes financiaren a  los depositantes de  bancos españoles. Y ello  resultaría políticamente explosivo.

La paradoja es que algunos analistas estiman que una corrida bancaria, por ejemplo en España , resultaría más posible ante la ausencia de respaldo  del resto de Europa. Pero parecería que lo más importante no es evitar que una probable crisis sucediera , sino quién la pagaría.

Por otro lado el borrador normativo que se cuestionó proponía la creación de la “ Autoridad de Resolución y Seguro de Depósitos Europea” (ADIRA por sus siglas en inglés), entidad supranacional que controlaría a todos los bancos europeos.

Y la existencia de semejante organismos implicaba para algunos nada menos que la transferencia formal-informalmente ya existe- de soberanía por parte de los estados hacia un organismo burocrático aunque para otros, más prácticos, representaba el riesgo de que  un poder central fuera  capaz de determinar cual banco sobreviviría o que inversor perdería su dinero.

Por tanto, en resumidas cuentas y aunque los mercados festejaron por estos días, hay quienes ya piensan que a mediano plazo el panorama luce algo mejor, pero no tanto.

Porque, si todo fuera positivo hacia adelante y  los problemas se acabaran de aquí a poco ¿ qué dudas podrían existir para  avalar a todos los bancos de la Alianza en forma mancomunada por parte de todos los países miembros de la UE?

Así que el festejo debe ser moderado

De todas formas conviene tener en cuenta la posibilidad de que ahora  exista un “veranito” de corto plazo con ebullición en los mercados.

Y si eso sucediera los bonos del tesoro, ejemplo Treasury Bonds, perderían cierto atractivo.

Por otro lado los bonos globales ajustados por inflación al igual que ciertos commodities y acciones ganarían espacio en el apetito de los inversores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s