EL ORO TODAVÍA CONSERVA SU ATRACTIVO COMO ACTIVO DE INVERSIÓN

El precio del oro se mostró relativamente estable durante el primer cuatrimestre de este año. Un ejemplo de ello es que el SPDR Gold Trust, índice que sigue el valor del metal, cerró el año 2011 en u$s155 y últimamente cotizó a u$s159, con algunos picos de hasta u$s173 por unidad.

¿Significa esa relativa calma que dicho activo perdió su atractivo como inversión? Parece demasiado pronto para pensar de esa manera.

Cabe recordar que en muchos momentos de mercado se atribuyeron las mejoras en los precios del metal al aumento de la inflación o al debilitamiento del dólar.

Sin embargo, y según las experiencias de los últimos tiempos, la relación entre la mayor demanda de oro y el aumento de los índices de precios de la economía resulta casi nula. Porque mientras el riesgo inflacionario resultó muy bajo durante toda la década, y especialmente durante los últimos dos años, el valor del commoditie trepó sin descanso.

Sí, probablemente podría explicarse el aumento del oro por los temores de inflación pero de largo plazo. Dicho de otra manera, cuando el déficit y la emisión monetaria resultan altos –como sucede desde la crisis de 2008– los inversores buscan comprar activos que mantengan el valor de la moneda aunque la amenaza se vea lejana en el tiempo.

El alza también se explica por el temor a otro tipo de inflación, que es la que se refiere al debilitamiento del dólar frente a otras monedas, y esto sucede desde hace más de dos años.

Tasas bajas. Pero el factor más importante en la mejora de cotización del metal amarillo es el bajo nivel de las tasas de interés globales.

En realidad, la relación entre el oro y los tipos reales de interés tiene estrecha conexión desde el año 1990, lo cual explica para algunos analistas buena parte de la exitosa performance del commoditie.

El metal dorado encuentra un clima propicio para aumentar de precio cuando el entorno muestra tasas magras o negativas, de manera tal que el costo de oportunidad de mantenerlo en el portafolio resulta sumamente menor.

Dicho de otra manera, si la renta que paga un bono es ínfima, se resigna poco dinero de ganancias ciertas a cambio de correr el riesgo de comprar oro y esperar que crezca su valor.

Y desde 2003, año en que comenzó a subir el metal, nos encontramos en ese mundo de tasas reales relativamente bajas ya que, desde entonces, los rendimientos en el mercado de capitales se ubicaron en apenas el 1,3% una vez descontada la inflación.Y, peor aún, desde el año pasado los tipos de interés ingresaron en la zona de rendimientos negativos.

Además, los anuncios de la Reserva Federal y aún del Banco Central Europeo acerca de que piensan mantener baja la remuneración al capital servirían como un incentivo para pensar en posibles aumentos en los precios del oro en los mercados.

¿Y eso qué importancia tiene para el inversor? Precisamente que el metal mantendría su atractivo como activo capaz de generar retornos potenciales mejores que algunos bonos u otros instrumentos de renta fija.

¿Y las acciones de empresas mineras resultan apetecibles? En primer lugar, vale recordar la diferencia entre incorporar al portafolio oro físico, índices o acciones de empresas del sector

Porque, aunque el metal y las empresas que tienen reservas de éste suelen mostrar tendencias parecidas en el largo plazo, son activos financieros distintos.

Por último, muchos recuerdan que la evolución de precios de acciones pertenecientes a las compañías mineras fue a la zaga últimamente de las subas del metal.

Eso podría representar dos cosas opuestas: una oportunidad de subas para dichos stocks o, por el contrario, la muestra que el commoditie consistentemente brinda mejores oportunidades de ganancias que los papeles de las empresas mineras.

La inversión directa en oro (físico o mediante Fondos de Inversión) muestra un récord de mejores performances que las acciones representativas de compañías del sector.

Por otro lado, existen pocos argumentos sólidos para pensar que el metal perdió su atractivo como activo de inversión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s