HEDGE FUNDS, UN BUEN NEGOCIO ESPECIALMENTE PARA LOS ADMINISTRADORES

por Gabriel Holand
Los llamados fondos de inversión, o hedge funds, constituyen activos de alto riesgo que cobran a sus clientes un porcentaje de los resultados que se obtengan. A la vez, utilizan mecanismos de juego poco conservadores, como la “venta a corto” (apostar a la baja del activo), swaps, entre otros. Todo con un intensivo uso de capital de terceros(apalancamiento) con el fin de potenciar las ganancias.Y los gerentes que administran esos verdaderos “casinos” financieros tienen fama de ser los mejores inversores del mercado. O por lo menos ése es el concepto de automárketing que utilizan.Pero, dichas capacidades, ¿rindieron frutos a sus clientes?
Dime cuánto ganas. Circulan en el mundo financiero historias que relatan cómo algunos grupos se enriquecieron, fuertemente y muy rápido, al sumarse a dichos fondos de riesgo. Y corresponde decir que Warren Buffet fue, quizá, quien más ayudó a que muchos de sus clientes embolsaran jugosos dividendos por sus inversiones en el reconocido Berkshire Hathaway Hedge Fund. 

Pero los resultados que obtuvieron la mayoría de los apostadores en similares productos financieros fueron en verdad muy poco satisfactorios, puesto que algunos analistas recuerdan que los retornos efectivos de los clientes de todo el mercado de fondos de riesgo durante los últimos 24 años alcanzó apenas al 2,1% anual. Esto representa la mitad de las ganancias que, en igual lapso, se obtuvieron al invertir en Bonos del Tesoro Americano. Para decirlo de otro modo, muchos aventuraron su dinero en apuestas riesgosas y obtuvieron, a cambio, la mitad de la renta que aquellos conservadores que eligieron prestarle su dinero a la Tesorería americana.

Condenados al éxito. ¿Cómo puede ser que los hedge funds mostraran rendimientos anuales del 7% en promedio y los inversores recibieran apenas el 30% de dichas ganancias?

La historia es “la maldición del ganador”, parafraseando a Simón Lack, quien durante algunos años analizó las entrañas de los productos mencionados.

Porque los fondos crecen y crecen a la luz de las grandes ganancias, pero sus administradores difícilmente puedan mantener robustos resultados siempre y, al llegar los malos años, los números negativos impactan proporcionalmente mucho más en grandes sumas de dinero que en pequeños montos.

Para decirlo en otras palabras, en valores absolutos las pérdidas de una cartera grande pesan más que las ganancias habidas en portafolios más chicos. Por ejemplo, el retorno del 20% sobre $1.000 de capital original impacta menos que una baja del 5% cuando la inversión alcanzó a $5.000.

Por lo tanto, aunque la historia de rendimientos porcentuales de un fondo chico sea jugosa históricamente, el inversor recibirá menores dividendos si existe un traspié a medida que aumenta su inversión. Esto se comprobó en la práctica durante los últimos años. Nadie quiso quedarse afuera de la fiesta.

Así es como entre los años 1988 y 2003, los ingresos de la industria de fondos riesgosos generó retornos desde el 5% en al año 2002 hasta 27% siete años más tarde. Por cierto que en ese lapso el dinero en juego fue en promedio de “apenas” u$s200 billones.

Entonces, los interesantes resultados atrajeron a muchos nuevos clientes, personas físicas, Fondos de Pensión, organizaciones de caridad (Madoff dixit), universidades, etcétera. De esta forma, a fines del año 2008, los hedge funds se encontraron con u$s2 trillones bajo administración, es decir que decuplicaron sus activos. Sin embargo, en ese momento les llegó la era del terror, como a todo el sistema financiero y la pérdida anual llegó al 23 por ciento.

En términos de dinero efectivo, la caída de un solo año representó el doble del total de activos que tenían los hedge funds en el 2000.

Así, probablemente las pérdidas de los meses posquiebra de Lehman Brothers se llevaron las ganancias que los inversores recibieron en los 10 años anteriores al desastre. Aún hoy les falta bastante para recobrarse del quebranto total que sufrieron.

Igualmente, aunque los clientes perdieron plata, se calcula que los hedge fund se llevaron a casa casi u$s100 millones en concepto de comisiones entre 2008 y 2010. Y un total de u$s379 millones entre 1998 y 2010.

En definitiva, para decirlo en forma políticamente correcta, correspondería revisar ese esquema en el cual las ganancias se reparten pero las pérdidas quedan sólo para los inversores.

Publicado en Diario BAE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s