Estrategias frente a los riesgos que hay fronteras afuera

por Gabriel Holand

Diversas acciones y bonos argentinos alcanzan sus mayores precios de los últimos dos años. Y existen señales de que algunos de ellos pueden continuar un poco su camino alcista. A la vez, potenciales amenazas externas invitan a observar con cautela la evolución de los mercados, sobre todo en el caso de activos de más largo plazo.

Se esperan para diciembre el inicio del ciclo ascendente de las tasas en Estados Unidos y futuros movimientos de capitales hacia ese país, sobre todo de aprobarse la reforma fiscal que propondrá el presidente Donald Trump. El riesgo es que esos acontecimientos impacten negativamente en los precios de los activos locales y emergentes en general.

Y ello involucra a nuestro país, aunque las variables macro que considera el Gobierno están en muy buen momento, o de un posible “veranito” de precios poselecciones.

Porque la propuesta de cambios impositivos que tratará el congreso norteamericano busca reducir los gravámenes corporativos del 35% al 20%, con una pena del 10% para aquellos que repatrien sus capitales desde el exterior. Ello tentará la vuelta a casa de los aproximadamente dos trillones de dólares -el equivalente a cerca de tres PBI de la Argentina- que las empresas americanas tienen invertido en regiones donde pagan menos impuestos (Europa, Asia).

Buena parte de esos dineros compraron deuda emergente, cuyos rendimientos competirán con las nuevas oportunidades fiscales y de ganancias que muestre el mercado norteamericano. Claro que nada es automático, porque las corporaciones repatriarán su dinero, más allá de la ventaja fiscal, si se aseguran de que sus ganancias futuras serán mayores que las actuales.

Si no es así, ¿para qué mudarse y modificar lo que hasta hoy les funciona? ¿Por las amenazas de Trump acerca de que gravará las importaciones? ¿Podrá hacerlo sin generar reacciones contra las exportaciones de su país, más cierto enojo en China o Japón, principales tenedores de bonos del gobierno federal?

Los mencionados movimientos del gobierno americano fortalecerían la moneda estadounidense -debilitada desde que asumió Trump-haciéndola más apetecible para los capitales globales. ¿Cuál es el potencial impacto en la plaza local si la suba de tasas en EE.UU. y el Plan Fiscal de Trump se hacen realidad?

Hoy los capitales internacionales son compradores de activos financieros argentinos -Lebacs, títulos dolarizados y acciones, por ejemplo-. Y ante una mejora en los tipos de interés en el país del norte nos pedirán mayor premio -mejores rendimientos- para quedarse aquí, lo cual haría caer los precios de la deuda argentina, sobre todo la de más largo plazo. O, incluso, los inversores globales podrían vender parte de sus tenencias para recuperar dólares y llevarlos a Estados Unidos, lo cual también induciría a la baja las cotizaciones locales por mayor oferta vendedora.

Ante el escenario descrito, algunos inversores más conservadores piensan en ponerse a cubierto con parte de su portafolio. Entonces analizan tomar ganancias, o también mudar parte de su portafolio desde los bonos argentinos más largos (AA27, AA37) y las acciones que más subieron, hacia títulos más cortos (Ay24, CABA 2019, Córdoba 2026) y miran acciones con claro potencial de mejora en sus negocios a largo plazo (ej. Galicia, TGS, Grupo Cablevisión, Pampa Holding).

Ello, recordando que, en inversiones financieras, el único dinero ganado es el que se tiene en el bolsillo.

Publicado en La Nación el 22 de octubre de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s