EL IMPACTO DE LAS ELECCIONES DE EE.UU. EN LA ECONOMÍA

El mundo empieza a pensar qué pasaría si Donald Trump ganara las próximas elecciones en los Estados Unidos. La victoria del magnate norteamericano tendrá una onda expansiva mucho más fuerte que el Brexit, al ocasionar el inmediato ajuste en los precios de los activos financieros en todo el mundo.

Mientras tanto, los inversores tomarán algunas estrategias defensivas que los cubran de la volatilidad política y financiera de corto plazo. Es decir, veremos una corrida hacia activos “refugio”, como el oro, y otros “conservadores”, menos expuestos a los cambios de humor del mercado.

Luego se frenará el fortalecimiento del dólar, e incluso perderá valor frente a otras divisas de la canasta global, ante posibles ventas ante el riesgo de que Estados Unidos se aísle y pierda preeminencia en los asuntos políticos mundiales. Como consecuencia de ello, podrá fortalecerse el hoy castigado euro.

Por otro lado, las cosas se pondrían difíciles para China, que exporta US$ 432 billones a Estados Unidos. Su industria tendría mucha menos demanda, con la consecuente pérdida de puestos de trabajo y con menor crecimiento económico. Luego, esta amenaza se expandirá hacia los socios regionales del Dragón. Por eso, se prevé en ese caso un sacudón sobre los valores accionarios y que el índice accionario S&P podría caer hasta un 20% en los primeros momentos de pánico.

Como contrapartida, el índice VIX, indicador del Chicago Board of Trade, que mide la volatilidad de las 500 empresas del índice S&P, mejorará su valor si cae el precio de las acciones norteamericanas.En cuanto a qué sectores de la economía podrían beneficiarse, están la industria militar, el carbón y el petróleo, y aquellas multinacionales que repatrien sus líneas de producción. Los perdedores serían el mercado inmobiliario y los servicios de salud.

En caso de un triunfo demócrata, el dólar mantendrá su vigor y se verán favorecidos sectores industriales vinculados al desarrollo de la energía solar, la salud, los equipos médicos, la tecnología y las telecomunicaciones. Los perdedores serían las empresas de petróleo y gas, las farmacéuticas y las de biotecnología.

Y bien vale preguntarse cómo le iría a la Argentina en la renovada apuesta de abrirse más hacia el mundo, considerando que China ocupa el segundo lugar y Estados Unidos el tercero en el intercambio comercial con nuestro país, lo cual nos obliga a estar alertas.

Con una futura administración Clinton las cosas cambiarían muy poco en relación con los vínculos actuales con el país del Norte. Por el contrario, un triunfo republicano sería una mala noticia para quienes queremos aumentar las ventas de nuestros productos al mundo. Por último, un punto clave es que en un escenario de temor y “vuelo a la calidad” la tasa de financiamiento para nuestro país se encarecerá.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s