¿Cómo leer los datos para invertir bien?

por Flavia Tomaello

La información es un elemento clave cuando de tomar las mejores decisiones se trata. Suele escucharse que es necesario ““analizar los movimientos de los mercados”, o que hay “estar atentos a oportunidades”. Pero… ¿en qué fuentes de información se puede confiar? ¿Dónde podemos encontrar esa información relevante? Y algo más, también muy importante; tenemos que estar seguros de la interpretación que hacemos de esa información es adecuada.

La información financiera está disponible en cientos de medios electrónicos: desde diarios de finanzas hasta páginas de brókers, de bancos, etcétera.

Entonces, saber despejar esa información para entenderla y usarla adecuadamente es algo importante, y necesita tiempo y un aprendizaje vinculado a nuestros propios intereses ,más que una consulta a los medios.

En primer término, es conveniente tener conocimientos básicos acerca de los mercados, los productos y la economía global antes de sumergirse en la lectura de los medios especializados. Este proceso es complejo si se hace solo, por lo que conviene actuar con alguien con experiencia para que haga las veces de guía o decidir recurrir a un consultor que pueda sugerir los medios para informarse teniendo en cuenta las necesidades y los intereses de quien quiere invertir y aportar en la lectura analítica de la información que se obtiene.

Al principio esto resulta útil, hasta que llega el momento en que el usuario reconozca los principales drives que le van a permitir saber cuáles son las fuentes informativas a las que tiene que consultar.

En las próximas líneas, expondremos algunas de las falacias y problemas vinculados al tema de la información y enumeraremos algunas claves para obtener e interpretar la información para tomar decisiones de manera exitosa.

Dos puntos de vista posibles y una falacia extendida.

Suele ocurrir que ante un hecho, los analistas financieros opinen o lo interpreten de manera completamente opuesta acerca de qué lo generó o cómo se desarrollará el suceso del que hablan. Por eso, es posible encontrar informaciones totalmente opuestas entre sí en los medios financieros..

Es decir, se puede leer en un medio que un mercado puede repuntar, y en otro medio encontrar que usando los mismos argumentos, pero dados vuelta, pronostiquen todo lo contrario. Por ejemplo, el desplome en el valor de una acción, según quien lo analice, podrá ser la muestra para decir que una empresa va a la quiebra y, otro dirá que es la oportunidad de compra de un activo que está barato porque la compañía sólo pasa por un mal momento.

También es frecuente que un dato macro sea utilizado para justificar un alza en el precio de determinado activo…, o para justificar una baja.

Entonces, como primera medida, es útil reconocer que existen datos sueltos y contradictorios acerca de la realidad financiera, dependiendo de quién los cuenta. De manera que es necesario un análisis previo para que los datos se conviertan en información. Hay que filtrar y ordenar el conjunto de datos para que sirvan para tomar decisiones.

La objetividad no existe en los análisis

Muchas veces el que da una opinión, lee desde su punto de vista lo que está sucediendo en los mercados, pero es muy probable que nunca haya administrado un portafolio de inversión, y desconozca la práctica.

Sin desmerecer los conocimientos teóricos, un complemento indispensable para saber moverse en los mercados es haber estado allí, si quien opina nunca “olió la pólvora”, los resultados de sus predicciones podrían tener poco timming práctico.

No suele hacerse el ejercicio de constatar si las predicciones hechas se hicieron realidad. Hay pronósticos acerca de qué mercados irán bien, o qué activos se van a derrumbar que sólo llenan páginas en medios especializados.

Según la psicología, muchas decisiones se formar según la primera impresión, con la que determinamos si algo está bien o algo está mal. Y después buscamos razones y argumentos para justificar ese juicio apriorístico. Quien esté de acuerdo con esta afirmación, también compartirá que en el momento de decidir qué inversión hacer, el juicio subjetivo está presente. Y eso también les sucede a los analistas de inversiones, que son humanos como el resto de los actores de este proceso.

Por eso es importante tener cautela ante los técnicos que usan términos “difíciles”, o en otro idioma, dejando fuera del nivel de comprensión a los que buscan su asesoramiento. Los analistas opinan desde un lugar subjetivo, aunque brinde datos supuestamente objetivos que respaldan lo que está diciendo. Esto quier decir, que no importa cuál sea el nivel de certidumbre que tenga, uno puede aceptarla o interpretarla de manera diferente.

Lo primero que ha que entender es qué quiere usted de sus inversiones.

Saber qué quiere como inversor es de utilidad para quienes crean que los resultados que se obtienen brindan no sólo satisfacciones económicas, si no también placer por las decisiones bien tomadas al elegir nuestro portafolio.

Par muchos, tomar una decisión siguiendo lo que se desea, es una ayuda para soportar malos momentos del mercado.

“Pero yo entiendo poco y nada de inversiones, entonces ¿cómo voy a decidir?”, se oye decir a veces en los escritorios de los brókers o los bancos.

Un consejo: es mejor que entienda que quedarse tranquilo con uno mismo es la mejor decisión sobre inversiones que puede tomarse.

Es probable que un bróker u oficial bancario conozca al más que lo que debe decir por indicaciones de la institución a la que representa, y ese “libreto” que usted va a escuchar puede coincidir o no con lo que usted entiende o espera.

Así que, mediante la lectura y la comprensión de datos más o menos sofisticados, trate de formarse su propio criterio para decidir y una vez hecho esto, ya está en condiciones de compartirlo con su asesor.

Recuerde que nada reemplaza su criterio y, además, si le interesa, con el tiempo podrá formarse en cuestiones técnicas sencillas, relativas al mundo de las inversiones financieras para desenvolverse con más seguridad en este campo.

Publicado en Pergamino Virtual el 19 de mayo de 2014

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s