“DURANTE ESTOS DÍAS PREFIERO ESTAR AFUERA DE WALL STREET”

Entrevista a Gabriel Holand, CEO de HR Global Consultores por Dolores Ugarte

Para definir en qué invertir durante los próximos meses de manera estratégica es necesario conocer las variables que tendrán mayor influencia sobre el mercado, tanto en Argentina como en el frente externo, ya que se espera que el año próximo se caracterice por una dinámica agitada en todo el globo. Con el propósito de vislumbrar los potenciales escenarios y, en función de estos, definir cuáles son los activos financieros con mayor atractivo, Gabriel Holand, CEO de HR Global Consultores, compartió sus apreciaciones con El Economista.

¿Cuáles son las variables del mercado a tener en cuenta en los próximos meses para definir en qué invertir localmente?

En el plano local, me parece que las elecciones de 2017 marcan de alguna manera la pauta, en temas como la contención de la inflación, tasa de interés y sinceramiento fiscal. Creo que la inflación y la tasa de interés le van a ganar al dólar en 2017, por el efecto combinado del flujo de capitales que ingresen como préstamos y por la cantidad de dólares que entren a partir del blanqueo, que se espera sea elevada. En resumen, las variables más relevantes serán la inflación, la tasa de interés y el dólar.

En base a esas variables, ¿cuáles son los activos con más potencial?

Considero que las tasas siguen siendo una buena apuesta. Instrumentos como las Lebac, los títulos que ajustan por CER y Badlar son atractivos porque si la inflación se mantiene a niveles razonables como 1,5% o 1,8% mensual, la política del BCRA hará que la tasa siga el avance precios. Durante el año que viene, la intención del BCRA es que haya 5% de tasas positivas. Una vez que pasen las elecciones en Estados Unidos, miraría los bonos provinciales, sobre todo en la parte media de la curva, punto en el que los rendimientos se ubican entre 6% y 6,5%. ¿Cuáles son las variables de mayor influencia en los mercados para el contexto internacional? Me parece que hay un momento de corte y hay que ver quién ganará las elecciones en Estados Unidos. Si Hillary Clinton resultara vencedora, no veo mayores cambios en el contexto, salvo que el dólar continuaría debilitándose, en vista de que en su plan de Gobierno se evidencia un gasto que supera la recaudación. Si gana Donald Trump, al principio habría una revolución en los mercados, con un ajuste en la Bolsa neoyorquina y en los valores de los bonos emergentes. Esto a su vez, influiría también en el mercado argentino de cara a 2017. La suba de tasas de interés por parte de la Fed no tendría mayor impacto sobre la valuación de bonos y acciones.

En función de eso, ¿dónde ve mayor potencial?

En el plano internacional preferiría estar posicionado fuera de la renta variable. En lo que a Wall Street se refiere, el S&P creció poco más de 47% en los últimos 4 años. En teoría las acciones crecen porque las empresas hacen más negocios y ganan más y esto no ha sido así. El S&P representa las 500 compañías de mayor relevancia en Estados Unidos y la economía global no se expandió como para sustentar un avance de 47%. Veo que hay una burbuja apalancada por los activos financieros y ante un piso de mayor proteccionismo por parte de Trump, la Bolsa ajustaría severamente en un primer momento. Por esos motivos yo preferiría estar fuera de ese mercado, al menos seis días bursátiles antes de las elecciones. Esperaría al 10 de noviembre para revisar las posiciones. En lo que sí veo atractivo a nivel internacional es en el segmento de bonos emergentes como los de Brasil pero habría que esperar unas semanas para ver cómo será el ajuste.

¿Cuáles son sus proyecciones para el valor del dólar en la Argentina?

El dólar va a quedar retrasado en función de la tasa de interés y la inflación porque como sabemos, un dólar caro no gana elecciones y el año que viene será período electoral. Si nos basamos en las negociaciones del mercado de futuros, vemos que para cierre de 2017 se calcula un dólar en no más de $17,30.

¿Cómo sería el comportamiento del oro y del petróleo el próximo año?

Al oro lo veo en terreno positivo a mediano plazo, independientemente de lo que pase en las elecciones presidenciales en Estados Unidos. La razón es que el metal se va a fortalecer por la incertidumbre internacional, ya que el dólar cada vez tiene menos respaldo. En el caso de un triunfo de Trump, si el país abandona parte de su rol hegemónico global, la divisa perderá aún más valor. A esto se suman las políticas de proteccionismo que aparentemente implementaría, con lo que se debilitaría la confianza en el dólar y esto favorece al oro. En caso de que Clinton gane, la posibilidad de aumento en el precio del oro es menor pero su avance no dejaría de ser interesante, en vista de que la candidata apunta a mejorar el ingreso a través de la carga fiscal, pero va a gastar más de lo que recaude. El comportamiento del petróleo es mucho más difícil de predecir porque a estas alturas el precio es meramente especulativo. Desde mi punto de vista, la palanca que impulsa la valoración razonable del crudo es el crecimiento global. Por un lado, tenemos que ante mayor actividad económica, mayor es la demanda y no veo un despegue importante de la economía global que la estimule. El precio dependerá de cómo se comporte el cash flow de los países petroleros y sus necesidades de efectivo, así como las presiones políticas, por lo que el futuro del commodity es incierto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s